Abierto diariamente: 09:00 a 17:45
Restaurante: 12:00 a 15:30

 

Las Montañas de Fuego o Parque Nacional de Timanfaya, es uno de los centros turísticos
más singulares del planeta. Más de un centenar de nuevos cráteres afloraron a la
superficie en Timanfaya de 1730 a 1736. De ahí ese aspecto lunar y fantástico del parque,
afrontado por los tonos ocres y grises de los lapsillo volcánicos y por el sobrecogedor
silencio que arropa la atmosfera.

Las anomalías térmicas son causa del regocijó del visitante, que presencia como un poco
de agua introducida en un boquete en el suelo se transforma en geiser de hirviente vapor,
en decimas de segundo, merced a una cámara magma tica residual situada a tres kilómetros
de profundidad, que alcanza de 100 a 200 grados centígrados en la superficie.

Las personas que accedan al parque desde Yaiza se encontraran con el echadero de camellos
y posibilidad de hacer un pequeño recorrido en dromedario, por la ladera sur de Timanfaya.
Resulta inexcusable la visita al restaurante-mirador “El Diablo”, en el que se cocina
especialidades canarias con el calor que nace de las entrañas de la tierra. Este conjunto
arquitectónico fue la primera obra especiales de Cesar Manrique.